Saltar al contenido
TOPceos

Carlos Heller

12 noviembre, 2019

El movimiento cooperativo

Carlos Heller nació en la zona rural de Villa Domínguez (cerca de Villaguay, provincia de Entre Ríos), en 1940, de una familia judía. Los Heller se mudaron a Buenos Aires en 1950, y Carlos completó su educación secundaria en una escuela vocacional. Se casó con Ether Sosa en 1962, y la pareja tuvo dos hijos. Perdiendo su puesto en un fabricante de autopartes debido a despidos, Heller fue contratado como asistente administrativo en una de las numerosas cooperativas de crédito de Buenos Aires, en 1963; en 1974, fue nombrado miembro de la junta directiva del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos (organismo coordinador de las cooperativas de ahorro y crédito argentinas) 

La dictadura militar instalada en 1976 trajo consigo un ministro de economía ultraconservador, José Alfredo Martínez de Hoz. Luego de una ronda de congelaciones salariales (en medio de una inflación del 400%), Martínez de Hoz amenazó aún más a los bancos comunitarios en febrero de 1977 con su Ley de Entidades Financieras. La medida prohibió la banca sin fines de lucro y aumentó los requisitos de capital mínimo a US $ 10 millones, lo que excluyó a la mayoría de las cooperativas de ahorro y crédito más pequeñas del país en ese momento. Esta y otras medidas promulgadas por el Ministro de Economía en 1977 alentaron el crecimiento dramático de la banca de inversión en Argentina, particularmente el financiamiento de la especulación. Esto afectó aún más a las cooperativas de crédito al permitir que los bancos comerciales más grandes ofrecieran a los depositantes vehículos de inversión exóticos con altos rendimientos. Cuando las cooperativas de crédito cerraron, Heller y otros líderes del sector se reunieron en una cooperativa de Villa Ortúzar en 1978 para discutir la creación de una cooperativa de crédito unificada; en noviembre, solicitaron al Banco Central de Argentina que fletara el Banco Credicoop. Al recibir el estatuto del Banco Central en febrero de 1979, la nueva institución nombró a Carlos Heller su primer Gerente General. Incluso cuando los bancos comunitarios cerraron, los bancos de inversión no regulados proliferaron en Argentina a fines de los años setenta; Sin embargo, la práctica colapsó entre 1980 y 1982, y cientos de estas casas financieras no reguladas, así como numerosos bancos, cerraron.

Tenencia en el club de fútbol Boca Juniors

Antonio Alegre invitó a Heller a correr con él para la vicepresidencia del equipo de fútbol de Boca Juniors, uno de los más destacados de Argentina (y del mundo). Elegido en 1985, Alegre y Heller heredaron un club de fútbol financieramente insolvente y un estadio incapaz de cumplir con los requisitos de seguridad municipales. Al vender terrenos cerca de la costa de Buenos Aires por US $ 21 millones, pudieron recuperar las finanzas del club y restaurar el icónico estadio Bombonera. El dúo fue derrotado por reelección por Mauricio Macri, en diciembre de 1995.  Heller ha sido nominado en numerosas ocasiones para la presidencia de la Asociación Argentina de Fútbol (AFA), aunque su posible candidatura se ha opuesto al jefe de la AFA, Julio Grondona.

Política

Durante mucho tiempo socialista, Heller ingresó públicamente al reino de la política argentina en 2004, cuando se unió al Grupo Rosario, un grupo de defensa de izquierda.  Heller formó el Partido Solidario antes de las elecciones de 2007, obteniendo el apoyo del congresista Miguel Bonasso y el ex alcalde de Buenos Aires, Aníbal Ibarra, quien había sido acusado un año antes por acusaciones de negligencia en un trágico incendio en la discoteca de Nochevieja 2004. Heller era el compañero de fórmula de Daniel Filmus para el cargo de alcalde de Buenos Aires. Aliado cercano del presidente Néstor Kirchner, Filmus procedió a una segunda vuelta electoral; pero él y Heller fueron ampliamente derrotados por el candidato republicano a la propuesta de centro derecha, Mauricio Macri.