Saltar al contenido
TOPceos

CEO. Sheryl Sandberg

26 mayo, 2023

En esta nota abordamos el perfil de la CEO Sheryl Sandberg y de cómo Facebook, ella y Leaning In cayeron atravesaron tantos obstáculos en la historia que luego conocieron el éxito. 

Sheryl Sandberg, CEO de Facebook, una líder inspiradora en el mundo empresarial.
Sheryl Sandberg, CEO de Facebook, ejemplifica el poder del liderazgo femenino y la superación de obstáculos en su notable trayectoria.

La ejecutiva supo ejercer el poder femenino en todo su esplendor ¡Un paseo por su interesante trayectoria!

Una CEO que fue parte de las charlas TED

Al principio, la visión del mundo de Sheryl Sandberg era clara y sencilla. Al cerrar su ahora famosa charla TED de 2010 sobre el tema del liderazgo femenino, dijo que lo que quería era un mundo en el que las mujeres dirigieran el 50% de las empresas y el 50% de los países. 

«Quiero que mi hija tenga la opción no solo de superar», dijo Sandberg, «sino de gustar por sus logros».

Durante unos años, Lean In -la filosofía de vida y carrera que Sandberg llegaría a detallar en un libro de 2013- pareció preparada para ayudar a las mujeres a empujar sus propios techos de cristal personales en la escalera corporativa. 

Con ello, Sandberg se labró una reputación progresista que encajaba a la perfección con la que estaba forjando para Facebook, conocida por ser un imán para los niños prodigio y una fuerza para la conexión y la superación de las diferencias.

Ahora Sandberg deja Facebook tras 14 años de mandato, la mayor parte de los cuales como su segunda ejecutiva más famosa. Y, sin embargo, su propia trayectoria allí puede ser la acusación más contundente contra los principios de Lean In (y ya había muchas).

Hizo falta una pandemia y una prolongada crisis política para demostrar lo que sus críticos habían dicho desde el principio: un feminismo centrado únicamente en poner a las mujeres en el poder a través de su propia autoeficacia no cambiará el equilibrio de poder entre hombres y mujeres ni hará del mundo un lugar más justo e igualitario.

Sandberg se convirtió en directora de operaciones de Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, en 2008, cuando el fundador tenía sólo 23 años. 

Facebook era una empresa joven, ya una sensación, pero conocida sobre todo por conectar a estudiantes universitarios. Y su misión seguía envuelta en los auspicios de proporcionar un bien social único, un mecanismo de conexión humana posibilitado por los avances tecnológicos y la gran visión de su fundador.

Pero necesitaba ganar dinero. Como dijo Zuckerberg al anunciar la contratación, «Sheryl entiende el objetivo de Facebook de conectar a todas las personas del mundo y le apasiona construir un negocio que nos permita hacer realidad esta misión».

En aquel momento, Facebook tenía unos 500 empleados y 100 millones de usuarios. Barack Obama estaba a punto de ganar la nominación presidencial demócrata contra Hillary Clinton y se disponía a empezar la campaña contra el republicano John McCain con un mensaje de esperanza y cambio. Y faltaban pocos meses para la Gran Recesión.

Antigua consultora de McKinsey y ejecutiva de Google, y acólita del economista de Harvard Larry Summers, que trabajó para él tanto en el Banco Mundial como en el Tesoro de Estados Unidos, Sandberg era una socia ideal en el sueño liberal tecnocrático de Zuckerberg. 

Al principio, la visión del mundo de Sheryl Sandberg era clara y sencilla. Al cerrar su ahora famosa charla TED de 2010 sobre el tema del liderazgo femenino, dijo que lo que quería era un mundo en el que las mujeres dirigieran el 50% de las empresas y el 50% de los países. «Quiero que mi hija tenga la opción no solo de superarse», dijo Sandberg, «sino de gustar por sus logros».

Durante unos años, Lean In -la filosofía de vida y carrera que Sandberg llegaría a detallar en un libro de 2013- pareció preparada para ayudar a las mujeres a empujar sus propios techos de cristal personales en la escalera corporativa. También sirvió para mejorar la reputación progresista de Sandberg, que combinaba bien con la que estaba forjando para Facebook, conocida por ser un imán para los niños prodigio y una fuerza para la conexión y la superación de las diferencias.

Ahora Sandberg abandona Facebook tras 14 años de mandato, la mayor parte de los cuales como su segunda ejecutiva más famosa. Y, sin embargo, su propio historial allí puede ser la acusación más contundente contra los principios de Lean In (y ya había muchas). 

Como dijo Zuckerberg al anunciar la contratación, «Sheryl entiende el objetivo de Facebook de conectar a todas las personas del mundo y le apasiona construir un negocio que nos permita hacer realidad esta misión».

En aquel momento, Facebook tenía unos 500 empleados y 100 millones de usuarios. Barack Obama estaba a punto de ganar la nominación presidencial demócrata contra Hillary Clinton y se disponía a empezar la campaña contra el republicano John McCain con un mensaje de esperanza y cambio. Y faltaban pocos meses para la Gran Recesión.

Antigua consultora de McKinsey y ejecutiva de Google, y acólita del economista de Harvard Larry Summers, que trabajó para él tanto en el Banco Mundial como en el Tesoro de Estados Unidos, Sandberg era una socia ideal en el sueño liberal tecnocrático de Zuckerberg.