Saltar al contenido
TOPceos

Emmanuel Macron

28 septiembre, 2023

Emmanuel Macron es un político francés de 45 años y actual presidente de Francia. Nació el 21 de diciembre de 1977 en la ciudad de Amiens y está casado con Brigitte Macron, esposa y primera dama del mandatario.

Macron es el presidente número 25 en la historia del país y asumió el cargo el 14 de mayo de 2017, puesto que alargó el año pasado tras ser reelecto. De esta forma, el político seguirá por cinco años más hasta 2027.

El hombre de Amiens venció a Marine Le Pen en las elecciones de 2022 con una ventaja a favor del 58% y esta estadística significó la reelección de un presidente en este país tras 20 años.

Los inicios de Macron y su llegada a la presidencia

Desde los 24 años que Macron militó para un movimiento político y desde allí se cuentan sus inicios en la política. En sus primeros años vinculado en este rubro estuvo en el sector económico luego de intentos fallidos por el partido Socialista.

Francois Hollande es un ex presidente de Francia que estuvo en el cargo entre 2012 y 2017 pero ¿Que tiene que ver este político con el actual mandatario? Y la respuesta es todo ya que ambos se conocieron hace unos 13 años y desde allí que el hombre de Amiens se convirtió en su ladero y mano derecha.

La entrada del graduado en Ciencias Políticas como Secretario General del ex presidente fue el punto de partida para una carrera política que lo tiene en la actualidad en lo más alto.

Macron, desde el lazo con Hollande fue escalando a pasos pequeños y en 2014 pasó de ser Secretario General a ocupar el cargo vacante que había quedado como Ministro de Economía. La posición de los socialistas se mantuvo y el hombre de Amiens recibía críticas, aunque seguía en sus ideales.

En el medio, entre 2015 y 2016, Emmanuel tuvo su propia ley llamada “Ley Macron” y al año siguiente creó un movimiento que tenía como objetivo la unificación de los partidos políticos. Este fenómeno se produjo en su ciudad natal y estuvo vinculado con sus ideales, de juntar los partidos y que no exista una grieta.

Las leyes, el movimiento y su repercusión generaron que el mandatario oficialize sus intenciones para postularse como presidente de Francia. Esto produjo su renuncia al Ministerio de Economía.

Y así, en un cerrar de ojos, el francés, en 2017, ganó ambas vueltas y se convirtió en el Jefe de Estado con menos edad en asumir durante un gobierno, con 39 años. En la votación venció a la derecha, que tuvo como candidata a Marine Le Pen.

 

El joven presidente que revolucionó a Europa

El hombre de Amiens encabezó en el tiempo justo una Francia y Europa dañada. Con cambios en general de gobiernos vecinos, el joven mandatario que asumió en 2017 con 39 años vino a mover las piezas de lugar e incomodar ciertas cosas para transformarlas en algo beneficioso.

¿Qué quiere decir esto? El francés había asumido para encarar al país del viejo continente de otra forma y no como lo habían hecho los anteriores Jefes de Estado. ¡En Marcha!, el movimiento que creó fue el ejemplo perfecto.

Macron siempre basó su pensamiento en un país y continente unido y democrático. Nunca fomentó la desigualdad, las peleas políticas ni los bandos divididos.

La población francesa se adaptó a su cambios, tal y como deseaba el político pero también trajo consecuencias. Emmanuel tomó decisiones que no gustaron en ciertos territorios y eso trajo la manifestación de la sociedad en las calles a través de huelgas y protestas.

 

Liberal y defensor del viejo continente

Liberalista, protector de la soberanía de Europa y con ganas de integrar a Europa en el plano global y no cerrarse a ningún gobierno. Así se presentó el economista en las urnas y jugó con ese diferencial para destacarse de los otros políticos, una herramienta que le valió.

El reto del joven inexperto, como lo nominaron previo a su postulación, era enfrentar y derrotar a los partidos que estuvieron hace años como la izquierda y la derecha, especialmente la ultraderechista Le Pen.

En fin, Emmanuel Macron comenzó desde economía, aliado de Hollande y militante socialista a ser el jefe de Estado más joven en la historia francesa y con un discurso innovador y revolucionario para la historia del país. Transitó la pandemia de coronavirus y también superó las incomodidades puestas por la sociedad.

En sus debates iniciales, siempre propuso que el país en el cual preside avance en un entorno globalizado y que la nación europea mantenga las relaciones bilaterales con los países vecinos y además recuperar los lazos perdidos con otros.

Y así, desde 2017 pasaron seis años y todavía, por la reelección, algo que obtuvo el año pasado, le restan varios meses al mando.